Jesús en el Santuario de María

Tú que cuando estabas en el vientre de María
con Tu compañía la ayudaste a comprender,
Tú que ibas creciendo y con amor te cobijabas
pidiéndole a Dios Padre nuestra fe fortalecer,
Tú que cuando fueron a ayudarla a Isabel
Juan reconocía Tu divinidad de Rey,

Tú, abre estos ojos
haz que puedan comprender.
María ya sabía que un día partirías
y que Ella aceptaría con amor Tu voluntad,
por eso mientras pudo tenerte dentro de Ella
gozaba Tu presencia exenta de ansiedad.

Que sea Tu vida chiquita
la que enseñe a perdonar,
que sea Tu vida pequeña
la que cuide a las demás,
que todos los "por nacer"
hallen en Tu querer
refugio, amor y ternura.
Haz que te puedan ver.

Jesús, hijo y hermano,
Jesús, Padre y Amor,
Jesús, danos la mano,
Jesús, borra el dolor.
Jesús, Dios encarnado,
Jesús, Dios y hermano,
Jesús por nacer.

Jesús con María,
Jesús peregrino,
Jesús de la Vida,
Jesús salvación,
Jesús Dios y humano,
salva a los hermanos,
que están por nacer.
Amén.

Nada obsta a la Fe y Moral católicas
para su publicación.
Revdo. Mons. JOSE LUIS DUHOURQ - Censor
Puede imprimirse S.E.R. Mons. MARIO J. SERRA
Vicario General del Arzobispado de Buenos Aires
Buenos Aires, 22 de septiembre de 1999


entrar